En nuestra escuela infantil con comedor en El Molar encontrarás un espacio y un equipo de profesores adecuado para dar el cuidado y atención que los pequeños necesitan en sus primeros años de vida. Para ello es indispensable contar con unas instalaciones y un sistema pedagógico que ayude a que niños y niñas vayan desarrollando sus capacidades. Una herramienta básica para cumplir este objetivo son las manualidades. A continuación, te explicamos por qué.

La primera clave de la importancia que damos en nuestra escuela infantil con comedor en El Molar a las manualidades es el potencial que tienen para ayudar a los pequeños a desarrollar su psicomotricidad fina. A través del uso de diferentes herramientas como pinturas, pegamentos y otros materiales podrán ganar destreza en el uso de sus manos y ganar conciencia sobre los movimientos de estas.

Además, las manualidades son una opción ideal para comenzar a desarrollar su creatividad e imaginación. A pesar de que tengan que seguir un patrón inicial, tendrán un margen de improvisación. Para ello tendrán que reflexionar sobre cómo hacer uso de su libertad a la hora de crear ese nuevo objeto.

A esto hay que sumar que las manualidades son ideales para potenciar la concentración. Los pequeños tendrán que permanecer atentos a las instrucciones del profesor para poder hacer su propio proyecto. De la misma manera, una vez comiencen a construir su objeto tendrán que focalizarse en él y dejar de lado otros estímulos.

Por último, desde La Casita de Muriel observamos como este tipo de actividades son idóneas para que niños y niñas ganen paciencia. Al tener que seguir determinados pasos y respectar ciertos tiempos podrán descubrir el tiempo interno de los procesos y no inquietarse ante las esperas.